contador de visitas
contador de visitas
그 사랑은 빨간색이었다
  • Handwriting Meme

    askboxmemes:

    1. Handwrite your name.
    2. Handwrite your Tumblr URL.
    3. Handwrite your blog title.
    4. Handwrite your Tumblr crushes.
    5. Handwrite your favorite season of the year.
    6. Handwrite what color shirt your wearing right now.
    7. Handwrite your favorite actresses and…

  • Sep 27 at 11:08PM + 60629
  • THE ONE (Fanfic Yulsic Temp.2)

    CAPITULO 51: EN UN SUEÑO

    CAPITULO 52: PERFECTO

    CAPITULO 53: PRIMER ROUND

    CAPITULO 54: ALGO EXTRAÑO

    CAPITULO 55: UNA CITA, UN PROBLEMA

    CAPITULO 56: NO SERÁ TAN FÁCIL.

    CAPITULO 57: MAR DE CONFUSIONES

    CAPITULO 58: MOMENTO

    CAPITULO 59: OTRA NOCHE MAS

    CAPITULO 60: INDESCRIPTIBLE

    CAPITULO 61: NO…PUEDO. 

    CAPITULO 62: ¿LIO Ó TRIO? 

    CAPITULO 63: ¿QUE DIABLOS…?

    CAPITULO 64: 2 SEGUNDOS

    CAPITULO 65: DEJAR DE SENTIR

    CAPITULO 66: PEQUEÑA RUBIA

    CAPITULO 67: MAL, MUY MAL

    CAPITULO 68: TENGO UN PLAN

    CAPITULO 69: BESO CONGELADO

    CAPITULO 70: LOCURA

  • THE ONE (FanFic Temp. 2) Capitulo 70: LOCURA

    POV | Jessica

    Me separé de inmediato y puse ambas manos en los hombros de Howon.

    -¡Que carajos te pas..! —Volvió a estampar otro beso sobre mis labios y entonces, tras separarme por segunda vez le lancé una bofetada en la mejilla derecha.

    Todo quedó en silencio luego de ello. Mi respiración iba a mil por hora y el solo se había quedado congelado dándome el perfil, con la expresión más impresionada que nunca antes había visto en un hombre.

    -Nunca más… Vuelvas a… —Cerré los ojos, sentí que en cualquier momento lagrimas correrían por mis mejillas.

    -Tú…

    -Cállate. —Respiré profundo. -Lárgate.

    -Jessica…

    -Quiero que te vayas, no quiero verte.

    -Has cometido el peor error de tu vida.

    Abrí los ojos. -No, tú lo has hecho. Ahora largo.

    Tuvo el descaro de sonreírme de lado mientras se levantaba de la cama limpiándose el borde del labio.

    -¿Te digo algo?

    -No, vete.

    -Te ha encantado.

    -¡Maldita sea! —Me exalté y acabé por dar un salto fuera de mi cama, posicionándome frente aquel con dos puños a mis costados. -¡¿Que hablo en otro idioma?! ¡Que te vayas!

    -Me gustan las mujeres difíciles.

    -Hijo de puta… —Cerré los ojos y presioné mi mandíbula.

    -Debes entender una cosa, Jessica. —Se aclaró la garganta y ya estaba preparando el siguiente golpe, que sería en la nariz de él. -Yuri, probablement…

    "Smash"

    Un segundo bofetón se estampó en aquella mejilla y todo volvió al silencio anterior. El me dedicó una mirada más y sonrió ladino de nuevo.

    -Lárgate de aquí. —Ordené tajante y entonces, tras girar sobre sus talones simplemente salió de mi habitación.

    Me hice bolita sobre la cama luego de unos segundos, nunca me había sentido tan sucia en mi vida, sentía que la única persona a quien mis labios le pertenecían era a Yuri, y ahora había sido violada por otros, unos asquerosos que se habían estado aprovechando de mi desesperación. Pero algo nuevo me estaba sacudiendo el pecho, una sensación que nunca antes había estado presente en mi vida y que ahora, me quitaría el sueño por completo.

    **

    Cuando desperté sentía como si me hubiesen caído a golpes durante la noche, no pude dormir absolutamente nada y la alarma ya me estaba dejando marcas en el tímpano. La detuve e hice sonar mis huesos un poco. Arrastré mis pies al baño y evité ver mi rostro en el espejo frente al lavamanos.

    "Buen día" solo no deseo escuchar esa frase hoy. —Me dije a mi misma y me desnudé ingresando a la ducha.

    Intenté que el agua limpiara todo en mí, pero aún así, me sentía sucia.

    Me alisté y en poco tiempo me vi frente a la puerta de la habitación lista para salir, intenté mentalizarme de como sería el día, pero acabé por no tener expectativas, incluso pensé en disculparme con Howon y que la vida siguiese como si nada.

    Me infiltré por los laberintos blancos y silenciosos y al verme frente a la puerta de Yuri sentí una especie de mezcla entre alivio y culpa. Ya no sabía ni que pensar. Cuando mis ojos se asomaron por el cuadrito de vidrio de la puerta mis manos sudaron frío.

    ¿Yuri?

    Arrugué la frente, no estaba allí.

    Tomé la cerradura e ingresé a la habitación como si fuese mía, miré cada rincón en busca de ella y simplemente no estaba, no había rastro de ella.

    -Disculpe, ¿Puedo ayudarle? —Una enfermera habló a mi espalda ingresando a la habitación lista para cambiar las sabanas.

    -La paciente Kwon… ¿Donde está? —Pregunté con la respiración acelerada.

    -Uhm… Es día de limpieza, quizá el doctor Lee ha pasado mas temprano por ella a mudarle de cuarto.

    -¿Mudarle? ¿Por qué mudarle?

    La mujer me escaneó entera como si fuese un alma desquiciada.

    -¿Pasa algo? —Cuestionó segundos después.

    -Si, necesito saber a donde la han llevado.

    -Puede pasar por la información de turno, quizá puedan ayudarle mejor.

    Ash.

    Giré los ojos y pisotee hasta salir de la habitación, detallé a la secretaria tras la mesa tocando la pantalla de su teléfono y me preparé para un debate cuando de repente sentí que tiraron de mi brazo deteniéndome en seco a mitad del pasillo.

    -¡Jessica!

    Mis ojos le observaron, era Tiffany.

    -¿Que coño quieres?

    -Uh, alguien no tiene un buen día.

    -Cállate. ¿Que pasa? —me solté del agarre.

    -Primero cálmate, ¿Que tienes? —Se cruzó de brazos arrugando la frente.

    -Estoy estresada, preocupada, estas interfiriendo en lo que quiero hacer.

    -¿Que es? ¿Que pasa? ¿Donde está Yuri?

    -¡Es precisamente lo que estaba por averiguar! —-Levanté la voz y la respiración acabó por descontrolarse un poco más, de repente me sentí observada.

    -Escucha… —Tiffany habló segundos después. -Debes calmarte o te sacarán de acá y no podrás averiguar nada.

    -Es que…. —Tensé la boca.

    -Cálmate. —Tomó mis hombros. -¿Donde está Yuri?

    -No lo sé, yo… Fui a su habitación y no estaba, lo que dijo la inepta de servicio fue que quizá la mudaron de habitación.

    -¿Mudarla? —Hizo una mueca. -Imposible, compraron esa habitación para ella, o eso tenía entendido.

    -No compraron, alquilaron.

    -Como sea, no pueden mudarla sin el consentimiento de su madre o Hyuk.

    Respiré profundo. -Es justamente lo que necesito averiguar.. ¿Me dejarías? —Hablé casi entre dientes con cierta molestia en mi tono.

    -Yo te acompaño, no vaya a ser que termines estrangulando a la mujer.

    -Ganas no me faltan.

    Pasé lo que fueron unos 30 minutos intentando dialogar con aquella tipa, que solo me repetía que el doctor tenia los horarios de la paciente y los míos propios, que se había llevado a Yuri temprano en la mañana y que probablemente la regresaría para el almuerzo, sin más, sin decirme a donde o porqué, solo se la había llevado, la había alejado de mi.

    -Lo odio. —Me senté de golpe en la sala de espera y a los segundos detallé los zapatos de Tiffany frente a mí.

    -Tienes que calmarte, toma. —Me extendió un café.

    -No puedo, simplemente lo odio. —Tomé aquello sin mirarle, al poco tiempo se sentó a mi lado.

    -¿Que pasó entre ustedes? ¿Discutieron?

    Guardé silencio unos segundos y bebí algo de café.

    -N-No, nosotros… No.

    -¿No?

    -No sé nada, Tiffany, no vengas a presionarme con tus preguntas.

    -No te estoy presionando, es solo que estas increíblemente rara, ¿Que tienes? ¿Viste un fantasma? ¿Tuviste un mal sueño?

    -Peor que eso, no pude dormir absolutamente nada.

    -Tiene sentido, pareces un cadáver.

    Respiré pesado.

    -Quizá deberías salir un rato, tomar algo de aire… y… no sé, relajarte. —Su mirada se perdió y un suspiro se le escapó.

    -Uh… ¿Tu que tienes? —Pregunté.

    -N-Nada.

    -¿N-Nada? —Le imité.

    -No empieces.

    -Solo dime que tienes, ¿Que haces aquí, en primer lugar? —Hice una mueca.

    -Yo venia a… uhm… Visitar a Yul.

    -Sabes que no es como si fuese un reo, no se le puede solo “visitar” porque te provoque.

    -Bah. —Giró los ojos. -Solo quería verla, así fuese de lejos.

    -¿Que pasó?

    -¡Nada! —Levantó la voz y mis ojos se abrieron como platos.

    -¡Okay! En definitiva te metiste en problemas o te llegó la menstruación.

    -Joder… -Se mordió el labio inferior y me apartó la mirada.

    -Tiffany. —Advertí.

    -¡No es nada! ¡En serio!

    -No te creo, habla ya.

    Me arrebató el café de las manos, bebió un sorbo largo y luego habló como en cámara rápida.

    -Comprometí a Yuri a que pelearía para los Sibals porque solo así sacarían a TaeYeon de prisión yo no quería pero es que no pude hacer nada y el sujeto gordo quería que yo peleara por ella pero dije que no y luego dijo que sino lo hacia no sacaría a TaeYeon y realmente quería que ayudaran a TaeYeon porque la amo y también amo a Yuri y se que no puede pelear pero la comprometí a pelear y ahora no sé que hacer.

    Hubo un silencio.

    -¡¿Que?! —Me levanté de golpe. -¡¿Que hiciste, Qué?!

    -Por favor no me asesines. —Se levantó también.

    -Estoy a punto de lanzarte contra esa pared. ¡Que diablos hiciste!

    -¡Yo no tenia opción!

    -¡Claro que si! ¿Preferiste sacar a TaeYeon de prisión que considerar el estado de Yuri? ¡No puede pelear!

    -¡Lo sé! ¡No supe que hacer! ¡Lo siento! ¡Lo siento!

    -¿¿Que crees que pasará? ¿Eh?!

    -Yo… Yo….

    -¡¿Crees que el doctor dirá “oh si, que vaya, pasen una buena noche, la traen antes de las 12” o qué?!

    -¡Ya no me grites! ¡Me pongo más nerviosa!

    -¡Eres una imbécil!

    -¡Okay, basta!

    Le tomé los brazos y la sacudí.

    -¡Entiendes lo que hiciste! ¿Lo entiendes, idiota?

    -¡Jessica! —Cerró los ojos y el café se regó.

    Le solté de golpe y simplemente pisotee hasta salir de la clínica, tenia el apellido atravesado y la cara pintada en fuego, solo quería lanzarme al vacio y morir. En ese instante mis ojos buscaron al otro lado de la calle y por alguna razón mi corazón subió a mi garganta con la imagen que de repente se dibujó frente a mí.

    Allí estaba Yuri, sentada frente a Yoona en el parque del frente, ambas sobre el césped casi como si se conocieran de toda la vida.

    Me torné fría, tragué saliva y quise aproximarme, pero de repente una nueva silueta ingresó al retrato y mis pies se congelaron. Era Howon. No pude comprender nada, de repente me sentí en otra dimensión. Cuando finalmente recobré el sentido caminé hasta ellos e interrumpí lo que parecía ser una charla muy importante.

    -De acuerdo, lo haré. —Dijo Yoona antes de que yo hablara.

    -¿Que sucede aquí? —Dije con el ceño fruncido.

    -Oh Jessica, que bueno que has llegado. —Howon habló en ese estúpido tono galante que odio y yo tensé mi cara llevando mis ojos a Yoona.

    -¿Que pasa? ¿Que haces aquí?

    -Howon me ha recogido hoy en DaeJeon, temprano en la mañana para informarme que mi turno en el tratamiento ha comenzado.

    Parpadee con lentitud. -Espera… ¿Que dices?

    -Puedes ir a casa, Jessica. —Habló Howon. -Tu parte del tratamiento ha culminado.

    -¡¿Qué?! ¿De que habla?

    -Que ahora le corresponde a la señorita Yoon…

    -No. -Interrumpí tajante. -¿¿De que mierda me está hablando?!

    -Jessica. —Yoona habló.

    -¡No!

    -Cálmate ya. —Ella volvió a interrumpirme ahora tomándome el brazo.

    -¡Suéltame! ¿Que diablos crees que haces? -Mis ojos estaban mutilando el sonriente rostro de Howon.

    -Lo que el tratamiento me pide hacer, Señorita Jung.

    -¡No! ¡Usted se está comportando como un inmaduro! ¡Usted no puede hacerme esto!

    Todo parecía estarse nublando, de repente unos segundos brazos me tomaron y resultaron ser los de Tiffany.

    -¡Jessica, cálmate! —Gritaba.

    Me sentía presionada, asfixiada, traicionada. Mis ojos no dejaban de ver los de Howon, aquellos que estaba segura quería sacar con un tenedor y servirlos en salsa para el almuerzo.

    ¡Lo odio! ¡Lo odio!

    POV | TaeYeon

    No podía creer que había funcionado, mis pies estaban fuera de la estación y lo siguiente fue respirar el aire puro que me golpeaba la cara.

    Mi bebé es la mejor. —Pensé y bajé la mirada hacia mi móvil para así llamarla.

    -Vamos, tiff. Contéstame. —Hablaba al cielo cuando entonces a lo lejos detallé como un misterioso automóvil se estacionaba al otro lado de la calle.

    "Hola, te has comunicado al numero de Hwang Stephan…" —Colgué el mensaje de la contestadora y entrecerré los ojos llevando toda mi atención a aquella escena.

    -¿Que carajos? —Mis ojos se abrieron como platos cuando el cuerpo de Boa aparece de la nada con un collarín acompañada de otra mujer. -¿Boa? —Agudicé más la visión y pisotee hasta ella casi corriendo en la calle.

    -¿Boa? ¡Boa! —Grité hasta más no poder, pero acabé perdiéndola de vista cuando el automóvil aceleró. De prisa tomé mi móvil y disparé una fotografía en su dirección. Mis pies se detuvieron casi a mitad de la calle y entonces respiré profundo.

    -Esa maldita sigue viva. —Me dije a mi misma y bajé la mirada hacia la imagen capturada en mi celular, una sonrisa ladina se formó en mi rostro y entonces una llamada ingresó casi por arte de magia.

    -¿Bueno?… Uhm si, ya he salido. ¿Ahora?… De acuerdo, iré para allá. —Colgué y extendí la diestra para detener el primer taxi que pasara por allí.

    POV | Tiffany

    Luego de lo que pareció ser una eternidad, Jessica logró calmarse. Se habían llevado a Yuri al interior de la clínica y ahora yo me había quedado con ella en el parque frente a la clínica.

    -¿Estás mejor? —Le pregunté pero sus ojos solo miraban el suelo. -Jessica… Cometiste un error…

    -El solo quiere hacerme sentir mal…

    -¿De que hablas, Jessica?

    -El… Es un vampiro… Es malo… —Parecía distraída, solo miraba el suelo y yo comencé a asustarme.

    -Debes calmarte, ¿Quieres más agua?

    -Tú no lo entiendes. –Me dedicó una mirada. –El está haciendo esto para hundirme… Y hundirla a ella.

    -¿A-A quien, Jessica?

    -¡A Yuri! ¿A quien más?

    -Escucha, me estas asustando… No te entiendo, sabes que esto es parte de su tratamiento y…

    -No, no lo es… ¿No puedes verlo? ¡Está manipulando la situación! ¡Solo porque no quise…! –Sus palabras murieron de repente y yo me sentí seca.

    -N-No quisiste… ¿Qué?

    Hubo otro silencio.

    -¿Jessica?

    -El… Está interesado en mi… —Habló en un nuevo tono, mas bajo y cerró los ojos. Pude ver la impotencia en su expresión. –Anoche él… me besó y… lo golpee…

    -¿Q-Que…? –Mis ojos se abrieron como platos.

    -Dos veces.

    -¿Lo golpeast… dos vec… Jessica, Que hiciste?

    -tenía que hacerlo… —Abrió los ojos y dos lagrimas escaparon. –Se aprovechó de mi… El solo… El no se preocupa por Yuri, le vale mierda que recupere su memoria.

    -Jessica…

    -Yo… —Hizo una pausa y su rostro se iluminó de repente. –Espera… ¡Eso es!

    -¿Qué? –Por alguna razón me asusté.

    -¿Que fue lo que hiciste?  

    -¿Eh? –hice una mueca.

    -¡Si!… ¿Que trato hiciste con los Sibals? —Levantó la mirada y se limpió la lagrima floja que tenia en el ojo derecho.

    -Yo… ¿Por qué me preguntas eso?

    -Solo dime que trato fue…

    Tragué saliva y sentí que me había salvado la campana con la llamada entrante que tenía de TaeYeon.

    -Uhm… Un segundo. —Le indiqué a Jessica y atendí.

    -Hola.

    Estoy libre.

    Sonreí. -Que alegría, yo ahm… —Miré a Jessica y volví a estar seria. -Ahora no puedo hablar bien.

    ¿Donde estás? iré por ti.

    -¡No! —Me exalté y calmé de repente. -No.

    ¿Estás bien? ¿Que sucedió?

    -Es que…

    Debo contarte lo que vi, debo hablar contigo.

    -TaeYeon…

    -¿Estás hablando con TaeYeon? —La voz de Jessica interrumpió en seco.

    -A-Ahm…

    -Pásamela. —Exigió.

    -Jessica…

    -¡Pásamela, te digo! —Subió el tono de su voz y me arrebató el móvil del oído.

    ¡Maldita sea!

    -¿TaeYeon, eres tú?

    -¡Jessica, dame eso! —Exigí.

    -Escúchame, ¡Cállate y escúchame! —Ella seguía hablando a través de mi móvil.

    -¡Jessica, coño!

    -Estoy dentro.

    Me calmé en seco.

    -Si, si… Solo dime que necesitas que haga y lo haré.

    -E-Espera… ¿Jessica? —Fruncí el entrecejo y detallé sus siguientes acciones hasta que colgó la llamada.

    -Toma. —Me regresó el móvil y pisoteó hasta la clínica, yo me fui detrás como si fuese su sombra.

    -Jessica.. ¿Que le dijiste a TaeYeon?

    -De prisa, ayúdame a recoger mis cosas… Que hay mucho que hacer…

    -¿Mucho? ¿En que sentido? —Ella comenzó a ignorarme y entonces le apreté el brazo tirando de él. -¡Respóndeme!

    Sus ojos dieron con los míos y nunca vi mirada más fría que aquella.

    -Sacaremos a Yuri de aquí.

    -¿Q-Q-Que…?

    -Tu, TaeYeon y yo… Vamos a impedir que ese enfermo logre lo que desee…

    -Estás loca, Estas completamente loca, Jessica.

    -Quizá lo estoy, quizá ahora lo estoy.

    -No cometas más errores…

    -¿Error? ¿Crees que intentar salvarla es un error? –Se cruzó de brazos.

    -Esto no es una película, no somos los buenos y ellos los malos… ¡Entiende!

    -¡Ese hombre se está vengando de mi! ¿No puedes verlo? Solo porque no me interesa acabó con la única manera que tenía de ayudar a Yuri.

    -Estas exagerando… Quizás tu tiempo de tratamiento culminó en verdad.

    -¡Oh por amor a Dios! ¡Reacciona!

    -¡Es una locura!

    -¿Locura? ¡Locura fue aceptar que una persona con amnesia peleara para un montón de mafiosos!

    -Eso es diferent…

    -¡Locura es quedarme con los brazos cruzados y no hacer nada mientras ese enfermo quizás le de medicamentos a Yuri que la dopen y la pongan a dormir para siempre…!

    -¡Jessic…!

    -¿Locura fue enamorarme de ella, negarlo, aceptarlo y cuando finalmente parecíamos estar bien… ¡Casi perderla en un puto accidente de transito!

    Mi lengua se congeló.

    -¡Así que no me digas que esto es una locura!… Porque si fuera así… Entonces estoy loca… He estado loca desde siempre entonces… —-Su respiración fue descendiendo en intensidad hasta que su mirada bajó al suelo. –Yo la amo… Y haría cualquier cosa por recuperarla otra vez…

    Respiré profundo durante el silencio.

    -Bueno… Tampoco es que yo sea la persona más cuerda del mundo… —-Dije y ladee una sonrisa.

    Sus ojos subieron hasta mi rostro con un brillo hermoso y asentí suave.

    -Hagámoslo.

    Sus brazos me rodearon y todo se selló con aquel abrazo.

    Siempre he hecho lo correcto, es tiempo de cruzar el limite, porque quizá más allá… Está mi verdadero Yo. 

  • kaisoo choosing each other on shows for anon  ( ´͈ ᗨ `͈ )
  • Sep 19 at 01:11PM + 4661
  • Sep 19 at 12:59PM + 490
    Anónimo asked:
  • ESE MALDITO LA BESO !! LA BESOOOO Ó_Ó solo espero que yuri "regrese" pronto <3

    Veamos que pasa! :D

  • Sep 19 at 12:22PM + 0
    Anónimo asked:
  • ¡Heyyyy! Jocelyn reportándose n-n *le manda corazones gheis* DIOS, estuve esperando mucho por el cap 69. ¿Cómo que la besó? aish ese Howon no me cae bien>:( *reza para que nada malo pase* nya~ estoy enamorada de tu fic♡ Sigue así ILYSM *corazones gheis de despedida*♡♡♡♡♡♡♡♡♡

    LOL!! Que linda Joce :D muchos corazones gheis para ti tambien <3<3<3<3

  • Sep 18 at 10:17PM + 0
  • THE ONE (FanFic Temp. 2) Capitulo 69: BESO CONGELADO

    POV | DongHae

    Los días parecían semanas, los meses años y cada segundo muerto una eternidad. Había pasado de pegar recortes a las paredes a ejercitarme como si fuese un compulsivo del fisicoculturismo. Ya ese asqueroso puré bajaba por mi garganta como si fuese agua y me había ganado el suficiente respecto en prisión como para andar por el patio como si fuese mi casa. Desde hacía días que no recibía una visita y en realidad no me importaba. Ya mis días se habían coordinado con el aroma de los baños y me estaba comenzando a sentir como en mi propio ambiente.

    "Lee DongHae" —El guardia llamó a mi nombre y la reja se abrió de golpe. Cuando la luz me golpeó la retina me levanté sin mucho afán.

    -Tienes una llamada.

    Sonreí de lado. -Llamada. —Comenté como si fuese una broma.

    -Mueve tu trasero Lee, no tengo todo el día. —Agregó segundos después y empujó mi brazo fuera de la celda.

    Pisotee hasta el pasillo y cuando me vi frente al teléfono en la pared respiré profundo tomándolo y posicionándolo en mi oído derecho.

    ¿Te diviertes, DongHae?

    Una voz apareció tras la línea y mi ceño se frunció.

    -¿Quien eres? —Pregunté en seco.

    Ya has olvidado mi tono de voz, que descuidado.

    -Habla ya. —Espié por los rabillos de los ojos mis costados, de repente me sentía observado.

    Solo te diré que Boa está bien, pero Yuri ha resultado más afectada de lo pautado.

    Una sonrisa se formó en mis labios.

    -¿Que tanto?

    Pérdida de memoria.

    -Excelente.

    Debo decir que eres un hombre sortario, Hae.

    -Lo sé. —Relamí mis labios. -¿Me dirás quien eres?

    Yo solo quiero saber si el dinero pautado llegará a destino.

    Volví a dar una doble mirada  a mis alrededores y hablé casi dentro del micrófono del teléfono. -Escucha, la dirección fue muy especifica, la cantidad llegará a la casa de Boa, yo había acordado 50mil, espero estés al tanto de todo.

    Serán 70.

    -Ha, si claro. —Alcancé a reír por lo bajo.

    ¿Tú fuiste quien arriesgó su vida estrellándose contra la Kwon?

    Mi risa murió tajante.

    Eso creí, 70.

    Tragué saliva y respiré profundo. -¿Quien eres?

    No te importa, solo debes saber que soy la nueva voz de Boa.

    -¿Ella está bien?

    Se recuperará, Los médicos han sido sobornados para no decir nada… Pero saldrá de alta la semana que viene.

    -Muy bien, entonces el trato se ha cerrado.

    Espera.

    Aquella voz congeló mi próxima acción y permanecí inmóvil.

    Yo que tu me prepararía para un nuevo juicio.

    -¿De que hablas?

    El caso por el cual estás tras las rejas ha sido retomado, uno de los tuyos ha decidido hablar de más.

    Mis manos apretaron el aparato aquel. -¿De que diablos me estas hablando?

    Como escuchas, DongHae.

    -¿Se ha retomado el caso?

    Ahora con mas intensidad que antes, pero dudo que funcione del todo. La principal afectada a duras penas recuerda su apellido.

    Respiré pesado. -¿Quien fue?

    Una risa me chocó el tímpano.

    ¿En serio piensas que te diré algo sobre eso?

    -Si lo creo, porque en tu buzón habrán 80mil para antes de media noche.

    Hubo un silencio.

    Solo sé que se presentó bajo el nombre de SeoHyun, SeoHyun Algo.

    La sangre me hirvió, ya estaba comenzando a sentirme como tenía meses sin dejar de sentirme. El villano.

    -SeoHyun… —Hablé casi en susurro.

    La conoces, supongo.

    -Quizá.

    Quizá.

    -¿Ha sido todo? —Cuestioné en seco.

    Todo, buena noche. —Colgué sin más y mis ojos se quedaron detallando la fría pared.

    -¿Culminado Lee? —El guardia habló a mi espalda y mis dientes rechinaron dentro de mi boca.

    Oh SeoHyun, en que te has metido.

    POV | Jessica

    Llevaba unos 20 minutos esperando en aquel banco del parque, estaba a punto de retirarme cuando un sujeto se aproximó hasta mí trotando.

    -Lamento la tardanza, hubo un problema con la maquina de tarjetas y mi report…

    -Como sea. —Interrumpí en seco y comencé a caminar moderadamente hacia un costado, Howon se incluyó casi al instante a mi andar.

    -¿Estas enojada?

    -Es algo obvio, ¿No?

    -Oh vamos, solo fueron 10 minutos.

    -20, fueron 20. —Recalqué. -De hecho, 21. —Agregué luego de ver mi reloj.

    -Wow, ¿Eras igual de víbora con Yuri?

    -Soy, no hables en pasado de ella. Sigue viva.

    -Claro. —Subió las cejas y acomodó sus manos en el interior de su chaqueta, yo me quedé detallándole.

    -No se intente pasar de astuto, hemos quedado que esta salida a sido enteramente profesional.

    -Lo sé, no hay porqué tornar tosca la charla.

    Giré los ojos.

    -Hay un bar cercano al que pensé llevarte.

    -Un bar. —Afirmé como para acabar de creerme aquellas palabras.

    -Sirven las mejores papas horneadas de todo Seoul.

    Me reí. -Sirven las mejores papas horneadas en un bar, en definitiva, comediante.

    El me escaneó entera y se relamió los labios, de repente me sentí incómoda.

    -Eres hermosa, Jessica.

    -Basta. —Dije en seco. -No empieces.

    -Vale, vale. —Hizo gestos con sus manos. -Después de ti. —Agregó luego de unos instantes y me indicó su automóvil.

    El estomago se me revolvió pero no quise discutir, mientras más rápido saliéramos, mas rápido terminaría la noche.

    Estuvo hablándome todo el rato que conducía sobre sus doctorados, sus notas, sus cualidades, sentía que el sujeto estaba vendiéndose a sí mismo en grandes cantidades frente a una joven que no ofrecería ni mil wons por tan pesada presencia. Cuando llegamos al bar, todo fue aún mas tedioso, porque sus vagos intentos por conquistarme y tomar mi mano me estaban cambiando el color de los ojos e incluso el cabello, podría jurar que me salieron unas 3 canas durante la charla a la cual solo respondía “aja, si, claro” Pero de repente todo se sintió pesado cuando la música pasó de ser un sonido indie a uno más romántico.

    -Has estado bastante callada. —Dijo jugando con el borde de su copa, por alguna razón me sentí atrapada en una película de los años 60.

    -No hay mucho que responder, solo soy una simple estudiante, no he vivido tantas cosas.

    -Mientes.

    -¿Disculpa?

    -Puedo ver en tus ojos, en incluso en la forma en la que acomodas tus manos, que has vivido muchísimas cosas. ¿Por qué no me comentas algunas? Vamos, ya basta de hablar de mí.

    Subí las cejas haciendo una mueca con los labios. -¿No dirás nada? —Volvió a hablar él.

    -Es que no tengo nada que decir, lo que sabes es lo único que hay para contar.

    -Por qué no me comentas sobre el como conociste a Yuri, Al fin de cuentas, estamos aquí por causa suya.

    Suspiré. -No sé si…

    -Oh vamos, cuéntame.

    Respiré pesado y bebí lo que quedaba en mi copa. -Bueno, Conocí a Yuri en DaeJeon.

    -Me imaginé.

    -Al principio todo fue un desastre, la odiaba, ella me odiaba a mi, la arrollé el primer día y…

    -Espera, ¿la arrollaste?

    -Bueno, no fui yo en realidad, y tampoco la “arrollé” fue mi chofer y ella estaba tendida allí en el suelo cuando…

    -Espera.

    -Joder, me pausas demasiado.

    -Es que no entiendo nada.

    -Pues sino me dejas explicarte ¿Como carajos vas a entender?

    -A ver, déjame acomodar tus ideas. —Se ajustó la chaqueta. -Dices que “arrollaste” a una chica que estaba tendida en el suelo en DaeJeon, chica que resultó ser Yuri y que al final resultó no haber sido arrollada. ¿Es así?

    -Si. —Respondí algo tensa.

    -Wow. —Se recostó del espaldar de la silla.

    -¿Que?

    -Nada, es solo que… Es una manera loca de enamorarse de alguien.

    -No me enamoré de ella en ese instante.

    -¿Entonces?

    -Ash. -Giré los ojos. -Fue mucho después, de hecho demasiado después.

    -¿Que sucedió?

    Relamí mis labios. -Como dije, ella y yo no nos llevábamos bien, pero el destino no podía dejar de juntarnos, acabamos atrapadas en el cuarto de servicio de un bar y luego el agua caliente se fue, tuve que mudarme, ella se mudó también y… La verdad yo antes de conocerla, nunca había pensado en estar con una chica. Mucho menos porque mi hermana ya estaba bastante desviada y yo tenía que ponerle el mejor perfil a mi familia. —No podía comprender como es que estaba hablando tanto, quizá era el efecto del vino amargo que me estaba dejando soltar mis penas, ahora el pasado estaba revolviéndose en mi cabeza y yo ni control le podía dar.

    Así estuvimos hablando las siguientes horas, devorando botellas tras botella hasta que el bar solo albergaba a un par de personas en mesas alejadas, entre ellas, Howon y yo.

    -Wow, entonces se volvieron a ver las caras en ese accidente vía Busan…

    -Sep… Así fue… —Dije parpadeando lentamente.

    -Yo considero que deberías escribir un libro con semejante historia.

    -Yo… Soy pésima escribiendo.

    -Podrías intentarlo, o vender la idea y que alguien más lo escriba por ti.

    Detallé la mesa y me percaté de que solo quedaba una línea del rojo líquido en mi copa.

    -Uh, se acabó. —Comenté tomando la copa para darle el trago final.

    -Espera. —Habló él.

    -Brindemos.

    -¿Eh? —Hice una mueca.

    -No lo hicimos al comienzo, ¿Por qué no al final? Ya me has contado tu historia con ella y…

    -Oh chico, no he llegado ni a la mitad de la historia… No te he contado sobre… Sobre… lo rico que son sus besos y… lo muc-cho que… Sus caricias me…

    -¡Okay! Suficiente información por esta noche. —El me arrebató la copa y se la empinó dentro de la boca, o eso fue lo que logré ver entre tanta imagen nublada.

    -Ese era mi u-ultimo trago, idiota.

    -Vamos Jessica, te llevaré a la clínica. —Se levantó pero yo no quería irme.

    Sé que luchamos, pero no recuerdo del todo, solo sé que luego de un parpadeo me vi a mi misma en el interior de su auto sin saber como había llegado allí.

    -Por favor no vomites la alfombra, lavé el auto antier.

    -Yo no vomito, imbécil. —Hablé y cerré los ojos.

    -Wow… Tu realmente nunca te habías embriagado con vino ¿Eh?

    -¡Yo no estoy ebria!

    -Ahora estás gritando.

    -¡Yo no estoy gritando!

    -Jessica. —Me lanzó una mirada y de repente me sacudí.

    -Yo solo quiero que… que usted me diga que será de mi Yuri.

    -¿Que será de qué? —Me respondía mientras aceleraba el vehículo.

    -De ella… ella… ¿Me recordará? ¿Verdad?

    -No puedo asegurar ni negar nada, la amnesia es impredecible y…

    -Pura mierda.

    -¿Eh?

    -Y-Yo digo que usted, está solo intentando llegar hasta mis bragas y… —Levanté el índice y me quedé viéndolo. -No lo va a… Oh mire, la luz cambió a verde.

    -Jessica, usted debe entender una cosa, en este punto la condición de Yuri podría dar saltos, quizá recuerde ciertas cosas, pero hay que darle tiempo para que ese enredo se coordine, que cronológicamente pueda organizar su vida antes y después del accidente…

    La voz parecía un eco, y la visión negra se había quedado.

    POV | Tiffany

    No podía creerlo, estaba parada frente aquel edificio con el corazón atascado en mi garganta y solo podía rogarle al cielo para salir con vida de allí. Detallé las paredes, todas rayadas con mensajes ofensivos y grafitis casi in-legibles. Me hicieron pasar hasta una habitación donde un sujeto sentado tras una mesa inestable me recibió extendiendo los brazos.

    -Pasa, pasa. —Dijo mientras yo asustada me sentaba en la silla de enfrente. -¿Quieres incluirte o…?

    -No, no. Señor. —Aclaré mi garganta. -Vengo de parte de TaeYeon.

    -¿La pequeña Kim?

    -Ehm, ella. —Asentí.

    -Tiempo sin verla en el ring, ¿Donde se ha metido esa bribona?

    -Ehm… En prisión.

    -Uh. —Hizo una pausa y su tono burlón se esfumó. -Si vienes por problemas legales, mas te vale que levantes tu culo de esa silla.

    -No señor, no vengo por eso… Al menos no son problemas que los involucran a ustedes.

    -¿Que es lo que quieres?

    -TaeYeon me ha enviado para, convencerlos de… Algo.

    -Sé más clara, que cada segundo es un dólar perdido.

    -Escuche, ella está dentro de esta… Organización. —Hablé intentando evitar el asco en mis palabras. -Ahora se ha metido en problemas y lo que más espera de ustedes es apoyo.

    -¿Que clase de apoyo? Ella sabe bien que nosotr…

    -Escúcheme. —Interrumpí arriesgándome a perder la cabeza. -Solo me pidió que me comunicara con ustedes para hacerlos parte de un extraño plan que trama, ha parado en prisión por causa del antiguo “Ojo”

    -No sé de que habla.

    -Usted sabe perfectamente de que le hablo, causa misma por la cual Kwon Yuri peleó para ustedes en busca de protección.

    Guardó silencio por unos segundos y reajustó su corbata.

    -Algo sé de ese tal “Ojo” pero por muy mafioso que luzcamos, no somos esa clase de organización. Yo coordino peleas y apuestas, fin.

    -Justo de eso estamos hablando.

    -¿Hablas de peleas?

    -Solo deben presentarse en la policía y dar un testimonio. —Dije extendiéndole una hoja de papel doblada sobre la mesa, hoja que el detalló con desconfianza.

    -¿Que me compromete a…?

    -Le da posición a TaeYeon, en la hoja está bien especificado que ella también fue una victima más del Ojo, al igual que Yuri… Cosa que la hará salir de prisión invicta y sin manchas en su registro judicial.

    -¿Yo que gano con esto? —Cuestionó tomando el papel y enseñándomelo.

    -Ella… -Bajé la mirada. -Se dedicará a enfrentar 10 peleas seguidas una misma semana.

    Sus cejas apuntaron al cielo y sentí ver los dólares salir de sus ojos.

    -Me gusta este trato, ¿Es algo serio?

    -En la hoja está bien especificado.

    -Uhm… —Hizo un sonido desdoblando el papel y entonces me levanté. -Espere. —Dijo y me congelé. -¿Cual es tu nombre, niña?

    -Tiffany, Hwang Tiffany.

    -Tiffany… ¿No te interesa este asunto?

    -¿Que asunto?

    -El de las peleas.

    -¿Está bromeando?

    -Si usted se incluye, podría considerar no solo dar este testimonio, sino un par de pruebas más de que TaeYeon está protegida por los Sibals y nunca se involucró con El Ojo.

    Tragué saliva. -¿Que clase de pruebas?

    -Uhm… Papeles, certificados escritos de que me pertenece… Esa clase de cosas.

    Me sentí temblar. -¿Por qué yo?

    Levantó los hombros. -Fuiste tan valiente en venir sin escolta alguna hasta mi casa, a exigirme algo por un papel manchado… Debo ganar más que solo 10 peleas.

    -Yo no sé pelear.

    -Debes conocer a alguien que sepa. ¿O no?

    -Y-Yuri.

    -¿Que pasó con esa chica? Me llenaba los bolsillos de billetes.

    -Ella… Está, uhm.. Indispuesta.

    -¿Indispuesta?

    -Ahora no puede pelear.

    -Hagamos este trato, hoy mismo mandaré un par de chicos a la estación de policía, dirán lo que deben decir, presentaran lo que deben presentar y tu tendrás una semana para hacer que el estado de “indisposición” de Yuri, se cambie a “disposición absoluta”

    -¿Q-Que? —Mis ojos se abrieron como platos.

    -Me has oído bien.

    -No puedo hacerlo, usted no lo entiende… Ella no…

    -Tómalo o déjalo, esa pequeña de TaeYeon no ganaría ni 2 de las 10 peleas que prometió, en cambio Yuri… Ella podría ganarme hasta 20, si la entreno bien.

    Tragué saliva y pelee con una lluvia de respuestas. Su mirada penetrándome el alma y mis manos amarradas solo dieron lugar a una sola frase.

    -De acuerdo.

    -¿De acuerdo? —El subió las cejas.

    -1 semana, y TaeYeon tiene que salir mañana mismo de la estación.

    -Dalo por hecho, niña. —Ladeó una sonrisa y se aireó con el papel en su derecha.

    Yo abandoné aquel edificio abrazándome los costados, deseosa de un milagro y un trozo de pizza, estaba muriendo de hambre y nervios al mismo tiempo.

    Estoy jodida, completamente jodida.

    POV | Jessica

    Abrí mis ojos pesadamente cuando me sentí presionada por un peso superior al mío y al de cualquier persona conocida para mí. Cuando pude recobrar el sentido y la nitidez de mi visión detallé a Howon sobre mi despojándome de mis prendas.

    -¡Que carajo! —Me exalté y de repente sentí sus manos apretujándome las muñecas contra el edredón.

    -Cálmese, Jessica. —Me exigió y por alguna razón me contuve con la respiración acelerada, sus ojos me escaneaban prácticamente entera y ahora mi pecho estaba abierto dejando expuesto mi sostén.

    -¿Que diablos cree que está haciendo?—Hablé disminuyendo mi tono.

    -No hago nada, solo la cambiaba.

    -¿Donde estoy?

    -En la clínica, en su habitación.

    Guardé silencio y detallé mis alrededores, reconocí el lugar, que en efecto, era mi habitación.

    -Ahora la soltaré, pero prometa que no hará ningún ruido. —Habló y tragué saliva asintiendo sin más.

    El liberó mis muñecas y terminó de retirarme el pantalón. Me sentí extraña, estaba esa sensación de abofetearle hasta hacerle sangrar y esa otra de solo calmarme y no hacer nada lanzándose flechas en mi cabeza.

    -¿Donde guardas tus pijamas? -Cuestionó.

    -Tercer cajón. —Respondí sin luchar y así mismo me dejé vestir, el me retiró la camiseta y vistió mi torso sin expresión lujuriosa alguna pintada en la cara, yo seguía casi atónita de lo que estaba ocurriéndome.

    -Lista, ahora duérmase. —Habló segundos después y pisoteó hasta la puerta.

    -Espere. —Le detuve, ese calor extraño se estaba concentrando en mi estomago.

    -¿Que quiere?

    -Yo… Usted…

    -¿Que, Jessica?

    -¿Dije muchas incoherencias hoy? —hice una mueca y el me sonrió.

    -Ninguna que yo no hubiese dicho si hubiese bebido como usted.

    -Mierda. —Bajé la cabeza.

    -Solo duérmase, mañana será en la tarde el tratamiento.

    -¿En la tarde?

    -Dejaré la mañana libre.

    -¿Que pasará con Yuri?

    -Nada, no creo que le afecte.

    -No, de ninguna manera, levánteme temprano, querré verla.

    El suspiró, hubo un silencio. -Al parecer no escuchó nada de lo que dije.

    -¿Que cosas?—Arrugué la frente.

    -Yuri es una bomba de tiempo, si se trabaja de manera correcta podría evitarse que estalle, pero si se empiezan a cortar cables al azar…

    -No entiendo, usted dijo que estaba sorprendido por su avance… usted dijo que quizá había una esperanza, que podría ayudarme a hacerla recordar…

    -Sé lo que dije. —Bajó la mirada. -Escuche lo que digo ahora; No se ilusione con su progreso, ella necesita más tiempo… Ella no es una maquina.

    Sentí un peso en mi pecho, no pude hablar más.

    Lo sentí aproximarse hasta mí y sentarse en el borde de la cama.

    -No quiero desanimarle, es solo que…

    -No me desanima, doctor. —Dije tajante.

    -¿Como dic..

    -Usted no comprende lo que siento, usted solo piensa en las cosas científicas y… No ve más allá.

    -¿Más allá donde? ¿Donde más podría mirar?

    -Más allá… Siempre ha de haber una esperanza, por más mínima, siempre ha de haber algo más…

    -Jessica…

    -¡No! Me niego a aceptar que este es el final.

    -No he dicho eso…

    -¡Me vale una mierda! ¡Ella estará bien!

    -Jessica, escúcheme…

    -¡A pesar de lo que usted diga yo…! —Mis palabras fueron asfixiadas por un beso que ahora el estaba plasmando en mis labios, beso que me había congelado el cuerpo, las palabras y el sentimiento.

  • Anónimo asked:
  • Cuando subirás otro capitulo de "The One"? :ccc

    Ya pronto, cuando me tarde así varios dias es por la uni :( 

  • Sep 15 at 10:46PM + 0
    Anónimo asked:
  • Tu fanfic yulsic es uno de los mejores que he leído!! >.< que genial habérmelo encontrado por la web sigan así!! :)

    ¡Oh! ¡Graaaacias! <3

  • Sep 15 at 10:46PM + 0


    LLMNS