contador de visitas
contador de visitas
그 사랑은 빨간색이었다
Anónimo asked:
  • Omg. My Yulsic Heart No al Yultae ): unelas t.t !

    ¡Oh! Voy a tener que organizar a mis lectores en #TeamYulsic y #TeamYultae xD 

  • Abr 24 at 08:53PM + 0
    Anónimo asked:
  • WOW! Ya son 50 capítulos. 50-50-50~~ una cifra alta~~ hay pocos fics con esa cantidad de capítulos por ello mucha felicidades~~ sabes~~ nunca te pregunte pero que genero es este fic, ¿drama o angustia?. 'CREO' que es angustia. Sigue así~~

    ¡LO SÉ! 50!!! Estoy tan orgullosa de mi misma. No pensé que una idea de momento fuese a resultar algo tan grande. De hecho en mi mente todo esto es como una serie, me han dicho que si les cambio los nombres a los personajes podría vender la idea O.O no es genial? hahaha No te extrañes si en un futuro… Ves la serie ‘THE ONE’ por tu canal de cable okno

  • Abr 24 at 08:53PM + 0
    Anónimo asked:
  • Ese capítulo fue muy bueno :) Me quedé con ganas de leer lo que pasará entre Yuri y Jessica, pero me esperaré. (Ojalá fueran más prontas las actualizaciones ;-;)

    ¡Lo siento! Yo tambien quisiera hacerlas masssss prontas, de verdad que si. Si fuera por mi me la pasaría escribiendo todo el día. Pero tengo otros compromisos, lamento taaanto hacerlos esperar. Tod@s mis lectores son lo maximo y los adoro :(

  • Abr 24 at 08:51PM + 0
    Anónimo asked:
  • ¿Qué pasó con el capítulo de hoy? Mañana me toca trabajar en la mañana y no quiero sufrir otra vez como la vez anterior que tus amigas te secuestraron ;;

    ¡No sufras! No me secuestraron, pero tengo tantas cosas que hacer durante el día… Estoy en montaje de obra teatral, en montaje de coreografías, en clases. ¡Waa! es mucho Lo siento :(

  • Abr 24 at 08:51PM + 0
    Anónimo asked:
  • Omg no Yultae es raro YULSIC! FTWWWWWWW amo a Sica pero se lo merece por b*tch RECAPACITA SICA RECAPACITAA

    Bueno, el fic es Yulsic. Ya de por si es el fandom. Asi que relaaaaax 

    :D

  • Abr 24 at 08:50PM + 0
    hiyagaby asked:
  • OMG! ;-; My YulSic feels! ¿Por qué me haces esto tan tempranamente? ¿Actualizarás hoy? Porque quiero saber que pasa entre ellas dos, Yulsicristo bendito T_T

    Morí con lo de ‘Yulsicristo’ xD me ha encantadoooo <3 hahahaha 

  • Abr 24 at 08:49PM + 0
  • THE ONE (FanFic Yulsic)

    CAPITULO 1: ¿QUIEN ES ELLA?

    CAPITULO 2: EN APRIETOS

    CAPITULO 3: BOMBÓN.

    CAPITULO 4: LA FLECHA ROJA

    CAPITULO 5: AGUA CALIENTE

    CAPITULO 6: ESTOY LISTA

    CAPITULO 7: CONTENIDO MULTIMEDIA

    CAPITULO 8: TRATO HECHO

    CAPITULO 9: ESTÚPIDA

    CAPITULO 10: EL ‘¿POR QUÉ?’

    CAPITULO 11: BRAVO YURI, BRAVO.

    CAPITULO 12: TROZO DE VIDRIO 

    CAPITULO 13: RECORDATORIO

    CAPITULO 14: EL MÁS GRANDE PROBLEMA

    CAPITULO 15: GRACIAS

    CAPITULO 16: OH, MIERDA

    CAPITULO 17: SECRETOS

    CAPITULO 18: SONRISA LADINA.

    CAPITULO 19: ALGO MUY MALO

    CAPITULO 20: PESADILLA

    CAPITULO 21: WOW

    CAPITULO 22: MISION ACEPTADA

    CAPITULO 23: ¿QUÉ SUCEDIÓ?

    CAPITULO 24: BLANCO Y NEGRO

    CAPITULO 25: EL OJO

    CAPITULO 26: TRAVESÍA

    CAPITULO 27: LO SABE

    CAPITULO 28: ¡AL DIABLO!

    CAPITULO 29: FINALMENTE ACEPTADO

    CAPITULO 30: EL SIGNIFICADO

    CAPITULO 31: ¡JODIDO DÍA!

    CAPITULO 32: ¡CALMA!

    CAPITULO 33: PREOCUPADA Y MIEDOSA

    CAPITULO 34: HECHO

    CAPITULO 35: BUEN DÍA, SUPERIORA

    CAPITULO 36: HAGÁMOSLO

    CAPITULO 37: ATRAPADA EN EL JUEGO

    CAPITULO 38: RECUERDALO.

    CAPITULO 39: ¡¡WAH!!

    CAPITULO 40: MALDITA MI SUERTE

    CAPITULO 41: 3…2…1

    CAPITULO 42: DESCANSA

    CAPITULO 43: PÁNICO

    CAPITULO 44: EL MOMENTO PERFECTO

    CAPITULO 45: ¿QUE ACABÓ DE PASAR?

    CAPITULO 46: MALDITOS, SIBALS

    CAPITULO 47: IRA

    CAPITULO 48: SUBE AL AUTO

    CAPITULO 49: UN NUEVO SILENCIO

    CAPITULO 50: CONCLUSIÓN

  • The One (FanFic) Capitulo 50: CONCLUSIÓN

    POV | SeoHyun

    Caminaba con una bandeja a lo largo del pasillo, mi estomago estaba revuelto y quería gritar. Cuando llegué a la puerta blanca de aquella fría habitación. Vacilé antes de ingresar. Cuando la puerta se abrió y mi rostro se asomó por la rendija me encontré con los ojos de DongHae unos segundos. Posteriormente detallé el cuerpo de TaeYeon en la camilla.

    –¿Cómo está ella? ––Ingresé con la cabeza baja.

    –Sigue dormida. ––Respondió él sin expresiones.

    –Traje algo de comida. ¿Tienes hambre?

    Desfilé con la bandeja dentro de la habitación luego de cerrar la puerta y coloqué el objeto sobre una larga mesa a un costado del cuarto. Hubo un silencio. Cuando me giré los ojos de DongHae estaban penetrándome el alma. Me sacudí.

    –¿Qué pasó?

    –Resbaló por la escalera de la casa minutos después de que te fueras.

    –¿Resbaló?

    Levanté una ceja. –¿Qué insinúas? ¿Qué la empujé?

    –Te creo capaz de eso y hasta de desconectarla de la maquina cuando me vaya.

    –No seas ridículo, sería incapaz de herirla.

    –Hipócrita.

    –Tú eres más hipócrita, fingiendo que te importa cuando sabes que no es así.

    Levantó su derecha listo para estamparla en mi cara pero fui más rápida, la detuve en el aire.

    –¿Me golpearas aquí? ¿Macho?

    Lo sentí tragar saliva, su mano fue bajando lentamente y entonces se abrió la puerta.

    –Madre. ––DongHae pisoteó hasta la mujer.

    –¿Qué diablos pasó? Me llaman solo para causarme problemas.

    –Madre yo…

    –¿Cómo está señora? ––Intervine. –Lamento que las cosas resultaran de esta manera. Fue un accidente.

    Me escaneó el alma.

    –¿Tu quién eres? ––Preguntó con un pedante tono.

    Wow, madre de TaeYeon tenía que ser.

    –Ella es la líder Zeta, Madre. ––Me presentó DongHae.

    –¿Líder zeta? ¿Eres el reemplazo de mi pequeña?

    Tragué saliva y bajé la mirada.

    –Ha. ––Me ignoró y caminó hasta el borde de la cama donde se sentó tocando con su mano la de TaeYeon. –Mi niña… ––Sonó nostálgica.

    TaeYeon se había golpeado la cabeza. Los doctores afirmaron que no había sido algo demasiado grave, pero que debía descansar, de lo contrario su cerebro podría sufrir algún daño, quizás pérdida de memoria. Había pasado esos días en la clínica con ella. Esperaba el momento exacto para que despertara. Deseaba volver a ver esos ojitos marrones que me hacían desvariar. Estaba aterrada.

    ¿Y si no despierta?

    ¿Y si lo hace y no reconoce mi rostro?

    Me sacudí.

    –Mira, niñita. ––La madre de TaeYeon me habló.

    –SeoHyun.

    –¿Me traes un café?

    Asentí y abandoné la habitación a paso lento. Cuando mi teléfono sonó, le atendí al final del pasillo.

    –¿Qué?

    ‘¿SeoHyun?’

    –¿Qué quieres? ¿Quién eres?

    ‘EunHyuk.’

    –¿Quién?

    ‘Ahm, parte del Ojo’

    –Ah.

    ‘Me enteré de que TaeYeon había tenido un accidente. ¿Ella está bien? ¿Está DongHae contigo?’

    –Estamos en la clínica.

    ‘Estaré allá en unos 7 minutos’ ––Colgué.

    Mis pies se detuvieron frente a la máquina de café y un pesado suspiro escapó de mi nariz.

    Maldita mi suerte.

    *

    Cuando EunHyuk llegó a la clínica, saludó a la madre de TaeYeon como si la conociera de por vida. La única que parecía estar sobrando en el cuarto era yo. Aquellos 3 no paraban de hablar de un pasado no tan pasado y yo solo danzaba de una esquina a la otra escuchando sus tonterías. La madre de TaeYeon abandonó la clínica a eso de las 3PM y yo me senté al borde de la camilla junto a TaeYeon.

    –¿Está todo bien? ––EunHyuk le preguntó a DongHae.

    –Estoy bien, no ha sido nada grave.

    –No me refiero a esto.

    Mis ojos viajaron hasta su rostro casi al instante en espera de su respuesta.

    –¿De qué me hablas? ––Arrugó la cara pero no le creí, para mí solo estaba actuándole al más alto.

    –Ah. ––EunHyuk respiró pesado por la boca. –El Ojo, esa tontería del Ojo.

    –¿Qué te pasa? ––El más bajo se cruzó de brazos y yo comencé a sentirme tensa por alguna razón.

    –¿Seguirás con eso, hermano? Ya córtala, debería darte vergüenza.

    El rostro de DongHae casi se desprende de su cabeza. Tragó saliva y acabó apartándole la vista al otro sujeto.

    Que patético.

    –DongHae, mírame. ––Replicó y DongHae obedeció.

    –No me jodas ahora, Hyuk.

    –Pareces un chico de 13 años. ¿Todavía esa actitud de ‘nadie me quiere, todos me odian’? Deja de meterte en problemas, y crece de una vez.

    –Lo dice quien está bajo la sombra de los Sibals.

    –No estoy en la sombra de los Sibals. Solo me gustan las peleas y ya fue… Donde por cierto, he visto a Yuri en una de ellas. Es increíble.  

    Me levanté de golpe. –¿Yuri?

    DongHae se acomodó la ropa. –¿Cómo que Yuri?

    –¿Le conocen? ––Preguntó subiendo las cejas.

    Me tensé entera. –Me estas jodiendo.

    –No, no te estoy jodiendo. ––EunHyuk respondió. –Ella me gustaba, bueno aún me gusta. Pero he aceptado que nunca se fijará en mí.

    DongHae habló y por alguna razón quise golpearle la cara.

    –Porque es una guarra come bollos.

    –No la llames así. La palabra es Gay. Ya supéralo.

    –Bah. Todos esos bichos raros merecen ser exterminados.

    –Hablas como un psicópata, Hae.  

    –¡Es la verdad! ––DongHae exclamó y de repente me sacudí.

    –Hablan de amor, si claro ‘amor’ son unos pervertidos. Solo quieren tener sexo, solo quieren joderle la vida a las personas normales que desean una familia y un buen futuro. Son la comunidad más basura que esta sociedad pudo producir y todo es culpa de la gente. Ahora tendrán ¿derechos para casarse? ¿Qué sigue después? ¿Podrán tener bebés?

    –Ya pueden tenerlos.

    –¡El final de una cadena de errores!

    –DongHae. ––Intervine. –¿Por qué odias tanto a los gays?

    –¿Por qué no odiarlos? Son una amenaza para la evolución. Cada vez pareciera que hubiesen mas y más y ¡Mas!

    –¿Amenaza para la evolución? ––Arrugué la cara. –No será más bien. Que son una ¿Amenaza para ti?

    –¿De qué diablos me estás hablando?

    –Si lo miro de esa manera, ‘Un gay’ ‘amenaza para la evolución’ Te arrebató a tu hermana, parten de un pasado traumado y por esa razón. Ahora les odias. ––Le acorralé con mis palabras, un vomito verbal se venía sin ningún obstáculo, estaba a punto de meter la pata y arruinarlo todo.

    –¿Qué pasaría si te dijera que ingresé a todo esto por una razón distinta a la palabra ‘diversión’? ––DongHae se contrajo entero y dio un paso hacia atrás. –¿Qué pasaría si te dijera que hice todo esto de espiar a TaeYeon porque yo en realidad estaba interesada en ella? ¿Cómo mujer? ¿Cómo… Mujer lesbiana?

    Tragó saliva, su rostro se tornó pálido y yo hice puños con mis manos. La adrenalina me estaba superando.

    –¿Q-Que diablos estás diciendo? ––Balbuceó.

    –TaeYeon me gusta, me encanta. Solo acepté estar en la tontería del ‘Ojo’ para estar más cerca de ella, para evitar que estuviese con otra mujer. La quería solo para mí.

    DongHae hizo un par de puños con sus manos y esta vez no pude detenerlo. Me golpeó con fuerza la cara y me caí hacia un lado.

    –¡No! ¡DongHae! ¡Basta ya! ––Escuché la voz de EunHyuk a mi espalda, cuando giré el rostro, lo estaba deteniendo.

    –¡Te mataré! ¡Te mataré hija de puta! ¡Maldita rara! ¡Enferma! ¡Te voy a matar! ¡Te voy a arruinar!

    La puerta principal de la habitación se abrió y por esta ingresaron dos sujetos de blanco. Tomaron el cuerpo de DongHae y forcejaron con él sacándolo de la habitación. Sus ojos estaban a punto de escapar de su cabeza. Pareciera que lo hubiesen prendido en fuego. Era aterrador.

    EunHyuk ayudó a levantarme, pero el golpe en mi cara me hacía sentir hinchada.

    –Mierda, será mejor que atiendan eso. ––Dijo él y corrió en busca de ayuda.

    Mi cabeza estaba dando vueltas. Todo dentro de mí se había sacudido. Mandé a la mierda todo por un maldito impulso. Pero aun así me sentía bien, había confesado lo mucho que me encantaba TaeYeon en voz alta. Por primera vez. Levanté mi vista para observar su cuerpo en la camilla y mi estomago se hundió. Allí estaba ella, con los ojos abiertos mirándome directo al alma.

    Oh… Mierda.

    **

    [2 Semanas después]

    POV | Yuri

    Estaba tirada en la cama observando un punto vago en la pared. Cuando la puerta se abrió no reaccioné.

    –Levántate y come. ––La voz de Boa chocó con mi nuca, ya tenía marcada una especie de coreografía cuando ingresaba al cuarto.

    Me giré, acomodé en la cama y miré aquella bandeja llena de comida parpadeando con lentitud.

    –Debes comer algo, y además darte una ducha. Hueles como el infierno.

    –Lo lamento. ––Hablé y tomé un poco de café.

    –Solo levántate, come y dúchate. Tienes clases a las 8AM.

    –No iré a DaeJeon.

    –Llevas ya semana y media sin asistir a clases. No te vas a graduar si sigues así.

    –No me interesa.

    –Si te interesa, deja de ser una niña pequeña. Enfréntalo.

    –No quiero toparme con ella, no estoy lista aún.

    –¿Cuándo crees que lo estarás? ¿Quizás en un par de años?

    –Quizás.

    –Levanta ese trasero de la cama. ––Me dio unas palmadas en el brazo. –Cuando permití que te quedaras acá, no lo hice para que todo esto resultara así al final. Te irás a DaeJeon hoy mismo.

    –Por favor no hagas eso.

    –No me mires así, Yuri.

    –Este es el único lugar en el que puedo estar en paz.

    –Sí, una muy asquerosa y olorosa paz.

    Bajé la cara.

    –Solo, ve a DaeJeon. Tus amigos deben extrañarte, date un baño, Mira la calle. Necesitas salir.

    –No quiero salir, no quiero ver a mis amigos ni darme un baño, no quiero mirar a la calle.

    –Bien, pues ahora no se trata sobre lo que quieras o no quieras hacer. Ahora mismo se trata de lo que Necesitas hacer. ––Se levantó de golpe. –Anda ya, te levantas y te acabas de ir. ––Señaló la puerta y mi estomago se revolvió.

    Mierda.

    Habían sido días difíciles. Estaba hecha un asco. Mi móvil nuevo ahora no existía, noches anteriores lo había destrozado contra el suelo. Tenía que pagarle varias almohadas a Boa porque estaban rasgadas por mis cortas uñas. La habitación en si daba pena. Mi cabello, mi piel. Estaba demasiado delgada, acabada. Tenía ya más de 8 días sin pisar una regadera y la realidad del asunto era que no me interesaba. Por las noches ya las lágrimas no se deslizaban. Era como si me hubiese secado por dentro. Ya ni el agua me sabía igual. Quizás estaba exagerando, quizás Boa tenía razón. Lo que necesitaba era salir y ver a mis amigos. Pero sabía lo que eso significaría. Hablar de Jessica. Dar explicaciones. Ya podía escuchar la voz de MinHo como eco en mi cabeza con un millón de preguntas que sin duda no quería responder. Estaba agotada mentalmente. Estaba jodidamente agotada.

    –¿Yuri? ––Boa me habló detrás de la puerta. Ese había sido el baño más largo que en mi vida me había dado, nunca.

    –¿Uhm?

    –Tienes una llamada.

    Asomé mi rostro por la puerta de la ducha.

    –¿Quién podría llamarme acá?

    –Krystal.

    –Dile que he muerto.

    ‘Dice que ha muerto’ ––La escuché por el eco del pasillo.

    –Krystal dice que no le interesa, que quiere hablar contigo.

    Bufé y cesé el agua. Rodee mi cuerpo con una toalla y abrí la puerta. Me encontré con el rostro irritado de Boa que me extendió el inalámbrico. Volví a encerrarme en el baño.

    –¿Qué quieres?

    ‘Por favor no me cuelgues.’

    –¿Qué quieres?

    ‘¿irás a DaeJeon hoy?’

    –¿Eso era todo?

    Por favor, Yuri. No me trates así.’

    –¿Era todo?

    ‘Yo… Ahm, quiero verte.’

    Hice una pausa cuando escuché que su voz se había roto.

    –¿Pasó algo? ––Cambié el tono.

    ‘Muchas cosas, desde que dejaste de venir.’

    No quería decirlo, no quería preguntarlo. Pero a la vez, no podía detenerme.

    –¿Jessica?

    ‘Si.’

    –¿Está bien?

    ‘No, bueno… Algo así. No ha asistido a clases.’

    Genial.

    –¿Por qué no?

    ‘Es difícil hacerla salir de su habitación…. Yuri, por el amor de Dios corta esto. Ambas están mal.’

    Un nudo se atoró en mi garganta.

    –Yo estoy perfecta.

    ‘No hables así.’

    Cerré los ojos. –Iré a DaeJeon hoy.

    ‘¿De verdad lo harás?’

    –No quiero verla, solo iré porque tengo que dar la cara, tengo clases y quiero graduarme para nunca más pisar DaeJeon de nuevo.

    ‘Entonces…’

    –Exacto, no le dirás que voy a ir. Aunque ¿te digo una cosa? No sé si puedo confiar en ti.

    ‘No le diré nada, de verdad lo prometo. Solo quiero verte, saber que estas bien.’

    –Te he dicho que lo estoy.

    ‘¿Qué ha pasado con tu teléfono?’

    –Ahm… Está roto.

    ‘Ya.’

    –Bien. Si ha sido todo colgaré.

    ‘Espera, Yuri.’

    –¿Qué quieres?

    ‘Gracias.’

    Mi pecho volvió a sacudirse y entonces finalicé la llamada. Detallé mi rostro en el espejo y casi no pude reconocerme a mí misma. Mis pómulos, mis brazos. Dios santo, me veía horrible.

    Cuando salí del baño y me alisté. Bajé a la cocina y me senté en el borde del mesón. Boa me dedicó una mirada y mis ojos seguían en el plato frío de comida.

    –Hueles como el trasero de un ángel.

    –Gracias.

    –Sonríe un poco, anda.

    Subí mis ojos hasta su cara.

    –Okay, bien. Aun no estás lista para ello. Come. ––Hizo un gesto y piqué el huevo con el tenedor.

    No puedo creer que vaya a hacer esto. No puedo.

    Me despedí de Boa con un gesto mientras ella sacudía su diestra subiendo a su vehículo. Ambas íbamos al mismo lugar, pero era imposible que pensáramos en llegar juntas. El camino se me hizo tan corto que incluso pensé que el destino se estaba burlando de mí. Cuando me bajé del taxi y me encontré con el olor a DaeJeon, mi estomago se contrajo, dio un vuelco. Estaba de nuevo en mi mierda de realidad.

    Di un par de pasos e ingresé a mi facultad. Todo estaba idéntico, todo olía igual. Sin embargo yo me sentía completamente diferente.

    –No puedo creer lo que estoy mirando. ––Una voz apareció casi de la nada frente a mí. –Extraña. ––Ahora más calmada, mas prolija. Mis ojos subieron al rostro de MinHo quien me abrazó como nunca antes lo había hecho. Me sentí en otro universo. No era el mismo MinHo escandaloso y brincón. El solo me había hablado, se me había acercado y ahora estaba abrazándome con fuerza. –Llegas a tiempo, vamos a clases.

    Wow.

    No pude sentirme mejor. Caminé junto a él sin decir más. Ingresé al salón, y me senté en el lugar de costumbre. Me sentía extraña. Como si no perteneciera allí.

    –Debo decirte algo. ––Giré mi rostro para verlo.

    –¿Qué pasó?

    –Ahm, es acerca de tu regalo.

    –¿Ya no existe?

    –Lo destrocé, lo lamento.

    –No pasa nada. ––Subió los hombros. –Pero no creas que te regalaré otro.

    Por alguna razón sonreí de lado.

    –Te extrañé.

    –Te extrañé el doble, extraña.

    Hubo un cálido silencio. Quise abrazarlo pero la clase había comenzado y no quería llamar más la atención.

    Regresé mi vista al frente y abrí mi cuaderno de apuntes. Lista para ver la clase cuando un pequeño papelito llegó hasta mi mesa. Me quedé mirándolo y acabé leyéndolo.

    ‘La líder ha vuelto’

    Giré mi rostro y me encontré con la sonrisa de Amber a distancia. Asentí y regresé la mirada al frente.

    Esto, parece mentira.

    *

    Cuando íbamos camino a la cafetería, mis pies se sentían más pesados. Era extraño volver, era extraño pensar que quizás Jessica estaría sentada en la mesa de costumbre. Que tenía que verla, respirarla.

    Íbamos dejando la facultad cuando unas voces me detuvieron el andar.

    –Está conectada a una maquina, hermano. Dicen que morirá pronto.

    –Sí, pero ya se lo tenía merecido, esa ex líder zeta fue una perra.

    –¡Que muera!

    Me giré y le lancé una mirada a los del equipo de futbol en el borde del campus.

    –¿Yuri? ––MinHo habló detrás de mí cuando pisotee hasta ellos y les callé las patéticas risas.

    –¿Qué fue eso que dijeron?

    –Hola, morenita. ––Habló Kai.

    –Cállate. ¿Están hablando de TaeYeon?

    –Sí, es el nuevo chisme. Está en una clínica, tuvo un accidente y al parecer no despierta del coma espacial. ––Soltó una risa y le apreté la camiseta con un puño.

    –¿Dónde está?

    –Oye, relájate perra.

    Lo sacudí con la fuerza de mi brazo y sus ojos se abrieron como platos.

    –No me obligues a repetirlo.

    –Bien, ya… ––Intervino otro. –En la clínica central. Es lo único que sabemos.

    Solté de golpe el cuerpo del moreno y me alejé de ellos sin decir más.

    –Yuri. ––MinHo me tomó el brazo deteniéndome de golpe.

    –No, déjame hacer esto.

    Nuestros ojos se encontraron.

    –Necesitaras un aventón. ––Acabó diciendo y la expresión en mi rostro se suavizó.

    *

    Condujo un porche color verde, hermoso. Me sorprendí cuando me comentó que Siwon se lo había obsequiado. En mi mente pensaba en que todo era causa de los Sibals pero no le di dos vueltas. Íbamos rumbo a la clínica y eso era lo único que deseaba hacer.

    Había pasado tiempo desde la última vez que vi a TaeYeon. Pero lo que sentía por ella ya no era ira, ni enojo. Solo, una impulsividad por saber qué diablos le había pasado y porqué decían que estaba al borde de la muerte, además… Solo quería hablar con ella.

    Llegamos a la clínica y me tope de frente con el rostro de SeoHyun.

    –Vaya vaya, miren quien ha llegado al edificio. ––Sonó irónica y le ignoré caminando por su lado. –Wow. ––Me dio un jalón tomándome el brazo y respiré profundo.

    –¿A dónde crees que vas, calabacita?

    Me giré lentamente para mirarla y tensé la mandíbula.

    –Será mejor que me sueltes, no estoy de humor para darte explicaciones, ‘calabacita’.

    Me soltó de golpe y nos mutilamos con las miradas. Me dispuse a seguir mi camino pero sus palabras siguientes me detuvieron el andar.

    –Si estas buscando a TaeYeon estas en el lugar equivocado. La han transferido de clínica.

    Giré sobre mis talones muy lentamente.

    –¿A dónde ha ido?

    –Puedo llevarte si quieres. ––Sonó pedante.

    –Solo dime a donde ha ido. ––Tensé la mandíbula.

    –Al este. Es una clínica mas privada.

    –Genial, conduce. Te sigo.

    Levantó una ceja, lució patética pero al cabo de unos minutos, el auto de MinHo le estaba siguiéndole el rastro.

    –Tuvimos suerte. ––Dijo el varón.

    –Sí, creo que sí.

    Finalmente llegamos a la clínica. Mi estomago era un desastre. Me dejé guiar por la silueta de la Zeta y al verme frente a la habitación me di fuerzas con un fuerte bocado de aire.

    El ‘bip’ de la maquina me inquieto de inmediato. Llevándome al pasado en casi un flashback momentáneo. Mis pies avanzaron despacio y cuando me vi al borde de la cama me detuve.

    –Quisiera estar sola. ––Dije.

    –Puedes hablar con ella, estaré aquí leyendo un libro.

    –SeoHyun. ––Me congelé cuando TaeYeon abrió los ojos y habló. –Déjanos solas.

    Sus ojos penetraron los míos y la otra arrastró los pies fuera del cuarto. MinHo se había regresado a DaeJeon y ahora, por primera vez estábamos solas luego de mucho tiempo.

    –Hola. ––Dije y curvó una sonrisa pequeña.

    –Nunca imaginé verte aquí.

    –Eso digo yo.

    Bajó la mirada. –Digamos que estoy probando lo que se siente ser importante.

    –Ya.

    Hicimos una  pausa.

    –Te ves diferente.

    –Me siento diferente.

    –Estás delgada, muy delgada.

    –¿En serio puedes hablar tanto? ––Pregunté. –Me inquieta ese sonido y el radar. ¿Estás bien?

    Respiró pesado. –Fue un golpe fuerte acá en mi cabeza. La verdad no entiendo el drama, mis recuerdos están en orden y ya quiero irme a casa.

    –¿Cuál es el problema?

    –Mi madre considera que debo pasar más tiempo en reposo. Sabes lo dramática que es.

    –No, la verdad no lo sé.

    Me sonrió y por alguna razón sonreí de vuelta.

    –Sé que algo te pasó, no habrías venido a verme si no fuese algo así.

    Bajé la mirada. Mi sonrisa de repente desapareció.

    –Vine a… ver como estabas.

    –Sé sincera, mírame.

    De nuevo un silencio.

    –TaeYeon. ––Subí mis ojos hasta su rostro, ahora con una nueva expresión. –Recuerdas ese día… En el que me hablaste sobre… El amor.

    Tensó las cejas. –¿El amor?

    –Ese día, en el que me dijiste… Que no era capaz de sentir amor, que si algún día lo llegaba a sentir, pensaría que se trataría de algún malestar, que no sería correspondido, que me destrozaría que…

    –Basta. ––Cerró los ojos. –Yuri, ¿Por qué recuerdas eso?

    –Bueno, la verdad es que… Tu misma dijiste que ese recuerdo me perseguiría por siempre. De hecho lo hace.

    Suspiró pesado, sus ojos se llenaron de lágrimas.

    –Fui una perra, lo siento. Yo… Ni siquiera me acordaba de eso.

    –¿No te acordabas?

    –No, no me acordaba.

    Cuando una lágrima se deslizó por su mejilla me aproximé hasta sentarme en el borde de la cama.

    –No llores, en ese momento merecía escuchar algo así.

    –No, no entiendes. ––Respiró profundo. –Nadie merece escuchar algo así. Estaba enojada, lo siento.

    Bajé la mirada y posé mi mano sobre la suya. –Ya olvídalo.

    Hubo otro silencio, uno más prolongado.

    –Yuri… ––Ella lo rompió al cabo de unos minutos. –Olvida eso que te dije sobre el amor, estaba enojada, y estoy segura de que estaba equivocada.

    Me reí una vez, incrédula. –Quizás estuviste enojada, pero no equivocada.

    –No me digas eso.

    –Me pasó. ¿Sabes? Me enamoré… No fui correspondida, quizás sí… Pero no de la manera en que quería, me destrozó por completo. Tú… al final tuviste razón.

    –No. ––Sus cejas se tensaron.

    –¿Cómo ‘no’?

    –No.

    –¿No?

    –No.

    Negué. –Espera, me estoy mareando.

    –No puedes pensar que al final tuve razón, Yuri. Porque no es el final.

    Curvé una sonrisa.

    –¿Cómo puedes pensar que es el final? ¿Uh? ¿En serio te has de rendir así de fácil? ¿En serio quieres ponerle un punto final? Mírate, pareces el infierno andante. No puede ser el final.

    –¿Entonces qué es?

    –Las buenas historias tienen esta clase de sucesos. ¿Sabías? Usualmente son las mejores partes. Pero nunca son el final.

    –Entonces… ¿Qué debería hacer?

    –Hay un inicio, un desarrollo, un nudo, una conclusión y…

    –Un final. ––Dije.

    –Exacto.

    –Entonces, ahora mismo estoy en…

    –El nudo.

    –Vaya.

    –Debes deshacerlo, concluirlo. Terminarlo. Y después…

    –Vendrá el final.

    Ambas sonreímos. Bajé la mirada y detallé que ahora nuestros dedos estaban entrelazados. Nunca habían estado de esa manera antes. Nunca habíamos estado de esa manera. Yo nunca había estado tan aclarada en mi vida. Eso era lo que necesitaba. La tan esperada conclusión.

  • Abr 23 at 10:36PM + 1086
    2426-girl asked:
  • Donde puedo encontrar todos los capítulos de tu fic?

    En el link de mi blog llamado ‘fanfic’ o aqui — > /post/79731060993/the-one-fanfic-yulsic

  • Abr 22 at 11:38PM + 0


    LLMNS